Search

Guía rápida

La ciudad de Londres, capital de Inglaterra y del Reino Unido, se encuentra entre la élite de las grandes urbes del planeta. Su larga tradición histórica y el gran legado monumental que posee, su riqueza cultural, sus increíbles y vanguardistas tiendas, sus afamados espectáculos o sus originales costumbres la convierten en un atractivo destino turístico, tanto para una escapada de fin de semana como para un viaje de larga estancia.

Autor: Mewiki

Skyline Londinense

Por su gran tamaño, más de 1.700 kilómetros cuadrados, y por la enorme cantidad de lugares de interés que ofrece, la visita a Londres debe ser preparada con antelación, organizando todas las visitas turísticas en función del tiempo de que se disponga.

Historia de Londres

Para conocer bien cualquier ciudad es importante informarse previamente sobre su pasado, y la historia de Londres resulta verdaderamente fascinante.

Fundada por los romanos en el año 43, ya en el año 100 se constituyó como capital de la provincia romana. En el siglo II ya contaba con una población de 60.000 habitantes, y en sus alrededores surgió un asentamiento anglosajón basado en el comercio que fue creciendo a la vez que lo hacía el romano.

Tras una cruenta invasión vikinga, en el año 886 Alfredo el Grande reconquistó y unificó la ciudad, erigiéndose como el primer rey anglosajón. Durante los siglos posteriores, Londres fue creciendo en todas direcciones en torno al río Támesis, viendo pasar una interminable sucesión de soberanos que reinaron con mayor o menor acierto.

La ciudad ha sufrido incidentes muy graves a lo largo de su historia, como el incendio que en 1666 devastó gran parte de la ciudad o los continuos ataques de la aviación alemana durante la II Guerra Mundial.

Pero Londres y los londinenses han sabido reponerse a eso y a otras muchas vicisitudes, como la insufrible niebla (smog) que durante siglos formó parte del paisaje habitual de la ciudad.

En la actualidad, Londres es una ciudad cosmopolita y multirracial que cuenta con la City (distrito financiero) y otros 32 distritos, siendo los centrales los que acumulan la mayor parte de los monumentos y de la actividad cultural.

Qué ver en Londres

La ciudad de Londres atesora un considerable patrimonio histórico-monumental entre palacios, iglesias, museos y otros monumentos y lugares de interés.

Los distritos de Westminster y Whitehall aglutinan algunos de los lugares más emblemáticos de Londres, como la abadía de Westminster, la Torre del Big Ben, el palacio de Westminster, que alberga las Casas del Parlamento, o la catedral de Westminster.

Autor: DaniKauf

Palacio de Westminster

Otros dos distritos que concentran un gran número de lugares relevantes son South Kensington y Knightsbridge. En ellos se pueden descubrir museos tan interesantes como el de Historia Natural, el de la Ciencia o el Victoria & Albert Museum, además del palacio de Kensington, el monumento Albert Memorial o el precioso Hyde Park.

Otras visitas turísticas ineludibles en Londres son el palacio de Buckingham, con su famoso Cambio de Guardia; el Museo Británico, la catedral de San Pablo, la Torre de Londres, Regent’s Park o la National Gallery.

Para disfrutar de la mejor panorámica de Londres está la noria London Eye, junto al puente de Westminster, todo un emblema en la ciudad.

Comprar en Londres

Tradicionalmente, Londres siempre ha sido un paraíso de las compras. Su vanguardia en el mundo de la moda, la música, los libros o las antigüedades, entre otras posibilidades, han convertido la ciudad en lugar de peregrinación de fashion victims, coleccionistas o adictos a las compras.

Para todo lo relacionado con la moda y sus accesorios, el distrito de Covent Garden es perfecto por su gran cantidad y variedad de tiendas. Los locales de lujo de las grandes firmas se encuentran en Knightsbridge y Kensington.

Para los que busquen libros, en el distrito de Bloomsbury, que alberga la Diversidad de Londres, se concentra el mayor número de librerías.

En cuanto a las antigüedades, el elegante distrito de Chelsea acoge un gran número de tiendas y galerías de arte.

Pero para comprar un poco de todo, y al mejor precio, ropa, accesorios, discos, libros o antigüedades se concentran en los famosos mercadillos de Portobello, Camden Town o Nothing Hill.

No hay que dejar de visitar sus dos grandes almacenes más carismáticos, Harrod’s y Liberty.

Comer en Londres

Aunque la gastronomía inglesa no goza de muy buena fama a nivel internacional, lo cierto es que en la ciudad de Londres se puede comer de todo y realmente bien.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que en Londres se come y se cena bastante antes de la hora a la que estamos acostumbrados en España y en otros países europeos. Aún así, gran parte de los restaurantes, especialmente los que se encuentran en las zonas más turísticas, sirven comidas a cualquier hora del día.

Si lo que desea es probar los platos tradicionales ingleses, habrá que pedir pescado con patatas (fish & chips), pastel relleno de ternera y riñones, pudding de Yorkshire, roast beef o salchichas con puré de patatas o de guisantes; para postre, lo mejor son sus pasteles (pie), especialmente el de manzana, o los crujientes crumbles rellenos de fruta.

En Londres, además, se pueden encontrar todo tipo de restaurantes de cocina internacional, china, india, japonesa, americana e incluso española. Las zonas con los locales más económicos son el Soho, Candem o Chinatown.

La noche en Londres

En cuanto al ambiente nocturno se refiere, Londres se encuentra también a la cabeza de las capitales del mundo. No sólo por contar con infinidad y vanguardistas clubes, discotecas, pubs o after-hours, también por la abundante y ecléctica oferta de actividades relacionadas con la música, el teatro y otras artes escénicas.

Para disfrutar de una noche animada, las zonas más habituales para los más jóvenes son el Soho y el West End, con numerosos bar-clubs, donde además de bailar y tomar una copa se puede cenar. Otros lugares como Candem y Nothing Hill también están muy de moda entre la juventud.

También en el West End se concentran la mayor parte de los teatros londinenses, donde se representan las más aclamadas obras y musicales. Si se prefiere ver una película, en Leicester Square están los principales cines de Londres.

Para todo tipo de público, el mejor ambiente nocturno se encuentra en las zonas de Piccadilly, Soho y Covent Garden, que disponen nos sólo de los más variados restaurantes para cenar; también cuentan con todo tipo de locales de ocio nocturno, como bares, salas de conciertos o grandes discotecas.

Los locales nocturnos más exclusivos y selectos, además de caros, se hallan en la zona de Mayfair, aunque en la mayoría de ellos es imprescindible ser socio o estar en la lista de invitados para poder entrar.

Datos de interés sobre Londres

Para viajar a Londres es necesario tener en cuenta una serie de datos útiles. El idioma oficial es el inglés, y es muy extraño que en restaurantes, hoteles o tiendas se encuentre personal que hable castellano.

La moneda oficial es la libra (£). Una libra equivale, según cotización de abril de 2012, a 1,21 euros.

Para entrar en Inglaterra, los españoles podemos hacerlo mostrando el DNI o el pasaporte, sin necesidad de ningún tipo de visado.

Londres dispone de una excelente, aunque cara, red de transporte, formada por el metro, los autobuses urbanos, los taxis, los transbordadores y los trenes de cercanías. Para ahorrar en el transporte se pueden adquirir tarjetas como la TravelCard, OysterCard, la Bus & Tram Pass Londres o la London Pass.

Londres cuenta con 50 estaciones ferroviarias y cinco aeropuertos, aunque los principales y de mayor movimiento son Heathrow y Gatwick.

La mayor parte de los museos de Londres son gratuitos, aunque en el resto de los grandes monumentos cobran entrada.

Está prohibido fumar en todos los lugares cerrados y públicos, así como beber alcohol en la calle; los enchufes son tripolares, por lo que se necesita un adaptador para los pequeños electrodomésticos, como el secador de pelo o la maquina de afeitar; las cabinas de teléfono aceptan tarjetas de crédito y tarjetas pre-pago, y no hay que olvidar meter en la maleta paraguas, chubasquero y sombreros impermeables, ya que la lluvia es un fenómeno meteorológico habitual en Londres.